Un Gobierno Abierto reconoce que la información es un bien público y pone a disposición de todos los datos generados por cada una de las dependencias que conforman la Administración Pública de la Ciudad de México, en un portal único, sin restricciones y en formatos fáciles de procesar.